Un trabajador es un trabajador

Toda persona tiene derecho a ser remunerada por el trabajo que realiza, a tener un límite de horas y a estar segura en el trabajo. Estos derechos son esenciales para los individuos y sus familias, y para todos los trabajadores y empleadores. Significa que todos podamos confiar en los mismos estándares mínimos.

 

Aunque los trabajadores indocumentados tienen estos derechos, a menudo están lejos de ser comprendidos. ¿Quién puede defender sus derechos si se arriesga no sólo a perder su única fuente de ingresos, sino también a ser desarraigado de su vida, detenido y deportado?

 

Es esencial que los sistemas establecidos para supervisar y hacer cumplir las normas laborales funcionen para todos los trabajadores. Que cada trabajador pueda defender sus derechos sin arriesgarse a ser detenido o deportado.

 

Averigüe cómo puede lograrse a continuación.

¿Qué puedo hacer?

Como responsable político

Adopte una serie de medidas jurídicas y prácticas para suplir las lagunas de la legislación laboral y aplicar mecanismos de denuncia eficaces para todos los trabajadores, sin que ello suponga un riesgo para la aplicación de las leyes de inmigración como consecuencia de ello, en la política y en la práctica.

 

Aquí se detallan las recomendaciones específicas a las autoridades laborales, de justicia, de inmigración y policiales, así como a las instituciones de la UE. Un trabajador es un trabajador: cómo garantizar que los trabajadores inmigrantes indocumentados puedan acceder a la justicia (véase la sección de Recomendaciones).

 

Coopere con la sociedad civil y las organizaciones sindicales de su país, incluyendo PICUM y las organizaciones que contribuyeron al informe, para discutir cómo aplicar estas recomendaciones en su contexto nacional. Por favor, pónganse en contacto, si todavía no nos hemos puesto en contacto con ustedes.

Como inspector de trabajo

No denuncie a un trabajador indocumentado por motivos de inmigración. Si tiene la obligación legal de hacerlo, o un acuerdo de cooperación, desafíe esto con su jerarquía. El Convenio de la OIT sobre la inspección del trabajo es claro en cuanto a que su papel principal es hacer cumplir las disposiciones legales relativas a las condiciones de trabajo y a la protección de los trabajadores, y que no se le deben asignar otras obligaciones que interfieran con esto y rompan su relación de confianza con los trabajadores. El Comité de Expertos de la OIT ha reconocido repetidamente que los deberes para hacer cumplir la ley de inmigración interfieren.

 

Trabaje con la sociedad civil y las organizaciones sindicales para encontrar formas de mantener la confidencialidad de las quejas de los trabajadores indocumentados y apoye a los trabajadores indocumentados para que presenten sus quejas.

 

Si identifica a un trabajador migrante en una inspección, asegúrese de informarle de sus derechos, compruebe si tiene alguna queja que hacer y tome su denuncia. La legislación de la UE establece la presunción de que el trabajador debería haber recibido el salario mínimo o el salario establecido por los convenios colectivos, y que ha estado empleado durante al menos tres meses, a menos que el empleador pueda demostrar lo contrario. Tienen derecho a acceder a mecanismos de reclamación eficaces para recuperar los salarios impagados. También puede remitirles a organizaciones de la sociedad civil o sindicales que puedan ayudarles con asesoramiento y apoyo especializado.

 

Por favor, póngase en contacto con PICUM y las organizaciones que contribuyeron a este informe para discutir más a fondo qué medidas podría tomar en su trabajo diario.

Como empleador

Su papel, tanto para asegurar que se respetan las normas dentro de su propia organización y cadena de suministro, como para impulsar las reformas necesarias, es crucial.

 

Internamente, establecer o mejorar - en consulta con los representantes de los trabajadores - los mecanismos de denuncia confidenciales dentro de su organización, para que los trabajadores puedan alertar a la dirección de cualquier problema. Investigar cualquier queja que reciba y tomar las medidas apropiadas para remediar cualquier violación de derechos que ocurra. Esto debería aplicarse a todas las filiales, subcontratistas y agencias de contratación que utilice.

 

Facultar a los trabajadores para que utilicen los mecanismos de denuncia. Asegurarse de que no hay barreras o represalias contra los trabajadores que tratan de utilizar los mecanismos de resolución de controversias y quejas tanto dentro como fuera de su organización. Comunique claramente a los trabajadores el funcionamiento de sus mecanismos de denuncia, y que deben informar de las violaciones de las normas, incluso en la cadena de suministro, sin temor a sanciones, incluso si el hecho de informar de una denuncia puede provocar retrasos en el trabajo. Asegúrese de que sus empleados puedan afiliarse a sindicatos y organizarse libremente.

 

Aumente la transparencia publicando información sobre su cadena de suministro y los subcontratistas y agencias de contratación que utiliza. Compruebe y cumpla sus responsabilidades según los principios generales y las directrices operativas de la OIT para una contratación justa (véase la sección sobre Responsabilidades de las empresas y los servicios públicos de empleo).

 

Su voz como actor social también es necesaria para apoyar un cambio de política. Coopere con los sindicatos y otras organizaciones dirigidas por trabajadores migrantes o que los apoyen para promover las reformas necesarias en el entorno legal y operativo para garantizar que todos los empleadores apliquen las normas básicas sobre remuneración y condiciones de trabajo.

 

Por favor, póngase en contacto con PICUM y las organizaciones que contribuyeron a este informe para discutir más a fondo qué medidas podría tomar en su trabajo diario.

Como sindicato

Defienda los derechos de las personas trabajadoras migrantes indocumentadas. Sensibilize sobre el hecho de que la protección de sus derechos es un componente esencial de los programas sindicales para promover los derechos humanos, la igualdad y las normas laborales para todos los trabajadores, así como para luchar contra el racismo y la xenofobia.

 

Proporcione servicios de información y asesoramiento a todos los trabajadores, independientemente de su situación y afiliación sindical, y adopte medidas para aumentar la afiliación sindical de los trabajadores migrantes, incluidas medidas específicas para permitir su afiliación cuando estén indocumentados. Apoye a los trabajadores con la mediación, la acción colectiva y las quejas formales, el apoyo del sindicato puede marcar la diferencia. Trabaje en asociación con organizaciones de apoyo a los migrantes y a la comunidad.

 

Para más información, véase el folleto de la Confederación Europea de Sindicatos (CES) y PICUM que sugiere diez maneras en que los sindicatos pueden promover los derechos laborales de los trabajadores indocumentados. Está disponible en 21 idiomas: : alemán, árabe, búlgaro, croata, checo, eslovaco, esloveno, español, estonio, francés, griego, húngaro, inglés, italiano, polaco, portugués, rumano, ruso, sueco y turco.

 

Algunos ejemplos de acciones sindicales en favor de los trabajadores indocumentados también pueden encontrarse en el folleto de la CES Defender a los trabajadores indocumentados - significa defender a todos los trabajadores y en el informe de PICUM Diez maneras de proteger a los trabajadores migrantes indocumentados.

Por favor, póngase en contacto con PICUM, la CES y las organizaciones que contribuyeron a este informe para discutir más a fondo qué medidas podría tomar en su trabajo diario.

 Preguntas y respuestas

¿Por qué algunos trabajadores están indocumentados?

Muchas personas que viven en la Unión Europea (UE) y que provienen de países fuera de la UE no pueden trabajar oficialmente. Es posible que hayan solicitado recientemente protección internacional, o que su solicitud haya sido rechazada. Pueden tener un visado que signifique depender de un miembro de la familia, o encontrarse indocumentados. Alguien es "indocumentado" cuando no tiene una autorización vigente para estar en el país, incluso si ha estado viviendo y trabajando en el país durante muchos años. Muchos han tenido un permiso de trabajo que ha expirado porque perdieron su trabajo o su empleador no lo renovó.

 

Incluso si alguien tiene un trabajo o una oferta de empleo, en la mayoría de los países de la UE, las autoridades no le darán a él o a su empleador permiso para que haga el trabajo si no tiene el papeleo adecuado para empezar. Estos son trabajos que hay que hacer y son parte esencial de la economía. Pero las regulaciones sobre permisos de trabajo y los trámites burocráticos impiden que las personas de fuera de la UE hagan esos trabajos formalmente.

Lea nuestro último informe

minicubierta

¿Cuáles son los impactos en las condiciones de trabajo?

La gente sin autorización para trabajar sólo puede conseguir trabajos no declarados. Esto significa que no están cubiertos por las protecciones de la seguridad social, por ejemplo, que aseguran un ingreso mínimo si están desempleados o no pueden trabajar. En algunos países, el seguro de enfermedad también está vinculado al empleo y, por lo tanto, puede ser difícil acceder a él si su trabajo no es declarado.

 

Además de estos desafíos que afectan a todos los trabajadores cuyo trabajo no es declarado, los trabajadores migrantes que trabajan de manera irregular suelen ser objeto de discriminación en cuanto a las condiciones de trabajo y la remuneración. Los salarios suelen ser inferiores al salario mínimo o apenas se pagan. Las horas de trabajo pueden ser extremadamente largas, con poco o ningún descanso y horas extraordinarias no remuneradas. No se paga a las personas si están enfermas o necesitan tomarse un día libre. A menudo no se proporciona equipo básico de seguridad ni capacitación.

¿Por qué la gente acepta estas condiciones?

Los trabajadores migrantes a menudo no tienen más remedio que aceptar estas condiciones porque no pueden arriesgarse a perder su trabajo y tienen muy poco poder de negociación con su empleador. Todos tenemos que trabajar para pagar el alquiler y poner comida en la mesa. Pero muchos de los que no tienen autorización para trabajar tampoco pueden acceder a las ayudas estatales para las personas que no trabajan, por lo que no existe una red de seguridad mientras buscan otro trabajo. Además, no hay garantía de que en el próximo trabajo se pague mejor. Los trabajadores que tienen un permiso de residencia tampoco pueden arriesgarse a perder su trabajo, porque su permiso depende de su trabajo. Si pierden el trabajo, se les exige que abandonen el país.

 

Es muy difícil negociar con su empleador sobre el salario y las condiciones de trabajo cuando se tienen pocas o ninguna otra opción. Los trabajadores y trabajadoras indocumentados e indocumentadas tienen derechos laborales, pero corren el riesgo de ser aprehendidos, detenidos y deportados si hay una inspección laboral en el lugar donde trabajan. Sólo en unos pocos países europeos puedes presentar una denuncia con seguridad ante las autoridades laborales. Existen importantes obstáculos para presentar denuncias, participar en los procedimientos y recibir los salarios e indemnizaciones debidos a través de los tribunales. Los empleadores explotadores manipulan esta situación para amenazar a los trabajadores y trabajadoras indocumentados e indocumentadas y los despiden sin pagarles ni avisarles si se quejan.

 

Cuando los trabajadores y trabajadoras tienen buena información, apoyo y posibilidades de organizarse, tratan de defender sus derechos. Pero el sistema debe cambiar, para que puedan estar seguros de que no serán efectivamente castigados por hacerlo.

¿No se castiga a los empleadores abusivos?

Garantizar que todos los empleadores paguen salarios justos y respeten las condiciones mínimas de trabajo es de interés para las autoridades, los empleadores y los trabajadores. Pero las autoridades laborales tienen recursos muy limitados. Y cuando se realizan inspecciones laborales o inspecciones en el lugar de trabajo para encontrar trabajo no declarado, al final, suelen ser los trabajadores indocumentados los que son castigados. Aunque el objetivo suele ser castigar al empleador, los riesgos para éste son pequeños en comparación con los beneficios que puede obtener mediante la explotación. Si los trabajadores se enfrentan a la aplicación de las leyes de inmigración, es muy difícil para las autoridades penales o laborales construir un caso contra un empleador abusivo e imponer realmente una sanción. Esto significa que el empleador arriesga mucho menos que el trabajador, para el cual los impactos podrían cambiar su vida.

 

Los trabajadores deben poder negociar directamente con los empleadores para obtener mejores condiciones. Si la negociación no funciona, los trabajadores deben poder presentar una queja a las autoridades de forma segura. Esto significaría que las autoridades pueden dirigir sus esfuerzos y los trabajadores pueden cooperar y aportar pruebas. Sólo cuando los mecanismos de denuncia sean accesibles y eficaces, los empleadores abusivos se verán realmente obligados a pagar los salarios, los impuestos y las contribuciones a la seguridad social que adeudan.

¿Cómo pueden ejercer sus derechos los trabajadores indocumentados?

Hay varios procedimientos de denuncia formal que los trabajadores indocumentados pueden utilizar. En muchos países, los tribunales civiles y laborales consideran las reclamaciones de los trabajadores indocumentados de la misma manera que las de otros trabajadores. Por lo general, comprueban la identidad, pero no comprueban los permisos de trabajo. En la práctica, no denuncian a los trabajadores indocumentados a los efectos de la aplicación de las leyes de inmigración si se conoce la situación irregular del trabajador. Todavía existen varios obstáculos importantes para que los trabajadores indocumentados puedan presentar denuncias y acceder a la justicia a través de los tribunales. Por ejemplo, no siempre es sencillo demostrar que trabajaron para una empresa determinada. Los trabajadores documentados pueden pedir a la inspección laboral que realice una inspección para demostrarlo, pero los trabajadores indocumentados normalmente no pueden hacerlo, porque si lo hacen pueden arriesgarse a que se aplique la ley de inmigración. Los trabajadores indocumentados pueden reunir otras formas de prueba, como mensajes, fotos, uniformes y declaraciones de testigos. Otro desafío importante es que los trabajadores temen que su empleador los denuncie a las autoridades de inmigración. Se necesitan cambios para proteger a los trabajadores de este tipo de represalias.

También suele haber un órgano de inspección que recibe las quejas de los trabajadores. Es más fácil acceder a ellos ya que, por ejemplo, no se necesita un abogado. En muchos países, las inspecciones de trabajo comunican a las autoridades de inmigración la información personal de los trabajadores indocumentados. Pero hay una serie de ejemplos importantes en los que esto no es así. Estamos trabajando junto con los inspectores de trabajo para ampliarlos.

Para encontrar una manera de tratar de ejercer sus derechos, se necesita información y asesoramiento fiables. Las organizaciones de apoyo, las organizaciones de trabajadores inmigrantes y comunitarias y los sindicatos desempeñan un papel crucial. Organizarse juntos, tener fuerza como colectivo y el apoyo de los sindicatos puede marcar la diferencia a la hora de negociar con un empleador o presentar una queja formal.

 

Averigua más sobre estos mecanismos de denuncia en Un trabajador es un trabajador: Cómo garantizar que los trabajadores migrantes indocumentados puedan acceder a la justicia.

Otros recursos de PICUM sobre el trabajo